El proyecto responde a la necesidad de remodelar y ampliar una antigua vivienda "DFL2" (vivienda económica de 140 m2) para transformarla en la casa-taller de una pintora. 

Se requiere ampliar para poder incorporar un taller de pintura orientado al sur y abierto al patio, así como un dormitorio nuevo y bodegas de guardado de pinturas. 

Con el fin de abaratar costos se opta por mantener la estructura original de la casa de dos aguas y se plantean las requeridas ampliaciones hacia el patio en el primer piso.

Según lo anterior se proponen dos operaciones básicas:

1. El volumen principal de la casa a dos aguas se transforma a un volumen neutro y ortogonal mediante la continuación vertical de sus muros, de esta forma sus cubiertas inclinadas quedan ocultas. La neutralidad y ortogonalidad del cubo blanco propuesto permite incorporar nuevos volúmenes sin que estos sean disonantes con lo existente.

2. Las requeridas ampliaciones en el primer piso son propuestas como intersecciones al volumen principal descrito y se reconocen mediante otra materialidad como es el tinglado vertical de fibro-cemento. (También se escoge este material por razones económicas, así como rapidez). Los nuevos volúmenes mediante un cambio de material y color reconocen la dualidad entre existente y nuevo, así como entre volumen principal y secundarios.

Finalmente es la parte más publica de la casa (estar y comedor) la que se amplía en dirección a la calle cediendo una parte de su lugar al taller de pintura, de esta forma se entrega un poco más de privacidad a este último y se permite que ambos puedan abrirse al patio. Por otro lado el volumen ampliado también permite ser ocupado como terraza del segundo piso y de esta forma los dormitorios no miran una techumbre.

 

 

 

Vivienda-taller de pintura

Proyecto construido

Santiago de Chile ( 2014 )